Entradas con la Tag ‘aguardiente’

Los orujeros, intérpretes de las costumbres

Sábado, 13 Noviembre, 2010

La tradición familiar, transformada en prósperos negocios empresariales

Sin duda alguna, los empresarios orujeros lebaniegos son pieza clave en la celebración de la Fiesta del Orujo, son protagonistas estelares y los mantedores de una tradición ancestral. Resulta espectacular contemplar sus respectivas casetas, adornadas con elementos tradicionales de la vendimia y de la elaboración del aguardiente. Su participación en la fiesta, dando a conocer y degustar su aguardiente, licores y cremas, es fundamental para que año más año este evento gane adeptos y visitantes.
Una de las empresas con más solera es Sierra del Oso, que nació en 1991, aunque durante muchos años la familia Moreno, en la localidad de Yebas (municipio de Cabezón de Liébana) ya destilaba el orujo cuando se podía hacer libremente, sin pagar impuestos ni poner etiquetas en la botella.
Ángel Moreno, responsable de la empresa, señala que «el proyecto de Sierra de Oso comenzó con la adquisición de dos alquitaras y con la destilación de la uva en la orujera de Yebas, mediante la elaboración con los métodos tradicionales. A través de la marca Sierra del Oso, la empresa es reconocida rápidamente por la excelente calidad de sus productos, y lanza así al mercado nuevas líneas de producto como los licores de hierbas, miel, manzana, o café. También, fruto de su compromiso con los paladares más exigentes, Sierra del Oso es pionero en el desarrollo de las famosas cremas de orujo, que tan apreciadas son por el público de medio mundo, como la crema de Orujo, de café, de manzana o la crema de chocolate».
El 1995, ampliaron sus instalaciones y trasladaron su fábrica a la localidad de Ojedo, en dónde instala ocho alquitaras, convirtiéndose con el tiempo en el mayor productor de orujo de la región.
En la localidad lebaniega de Argüébanes (municipio de Camaleño), se encuentra la empresa familiar Aguardientes y Licores El Coterón, que comenzó a elaborar orujo en la década de los años 90, y que se ha convertido en una de las referencias de elaboradores de orujo, licores y cremas, de la comarca de Liébana.
Mariano Mier, con su esposa Nati y con sus hijos Mariano y Natalia, elaboran el orujo en una instalación dotada de ocho alquitaras, contando además con sala de envasado, oficina, y sala de degustación y venta, donde acuden diariamente muchas personas, grupos y excursiones, para poder adquirir sus productos.
Mier sigue siendo fiel al proceso de elaboración del orujo, que durante siglos se ha venido realizando en la comarca de Liébana. «Desde niños hemos visto a nuestros mayores elaborar el orujo en el pueblo. El proceso debe de ser muy lento, y controlado en todo momento. Con un buen producto se obtiene así un orujo de calidad, que es apreciado y valorado por todos los consumidores. Nosotros, cuando destilamos, desechamos el orujo destilado al comienzo y al final de todo el proceso. De esta forma, siempre conseguimos el orujo de mayor calidad, que es una referencia esencial para el gran número de personas, que aprecian el sabor de todos nuestros productos».
La empresa Diosanjana se encuentra en la villa de Potes, donde desde época medieval en sus laderas se han cultivado los viñedos y se ha seguido la tradición familiar de la elaboración del aguardiente de orujo.
Diosanjana, comenzó a elaborar el orujo en el año 1986. Tiene su destilería en la calle Enrique Herreros, a la salida de Potes, en dirección a Vega de Liébana, donde además cuenta con un espacio dedicado a la degustación y venta de todos los productos que elabora.
Jesús Melón es el responsable de la orujera, siguiendo los pasos de su padre, ya fallecido, y de su madre, Iris Ruiz. «Mis padres iniciaron con gran cariño esta empresa, siguiendo la tradición familiar. Siempre hemos tenido viñedos y mis abuelos Pepe y Sara hacían todos los años de la vendimia una fiesta, a la que se invitaba a los parientes y amigos de la comarca. Todavía conservamos con gran cariño, la alquitara con la que mi abuelo hacía el aguardiente de orujo».
La empresa El Traviesu, se encuentra en La Fría, junto a la carretera general que conduce al puerto de Piedras Luengas (municipio de Pesaguero). El responsable es Vicente Puertas, un empresario lebaniego natural de la localidad de Congarna, que también ha conocido desde niño los viñedos alrededor de su pueblo natal.
Vicente, explica que «llevamos seis años elaborando el orujo en la empresa, ya que comenzamos en 2004, con una instalación que tiene cuatro alquitaras. Ese año del inicio de nuestra actividad, tuvimos la satisfacción de conseguir la Alquitara de Oro en la Fiesta del Orujo. Fue para todos nosotros una gran alegría, así como un importante escaparate para promocionar nuestro orujo».
La orujera Mariano Camacho, se encuentra entre Potes y Valmeo, al pie de la carretera N-621 que conduce al puerto de San Glorio. Mariano Camacho, un hombre emprendedor, natural de la localidad de Porcieda, ha sido uno de los primeros empresarios que apostó por elaborar el orujo y comercializarlo, a partir del año 1987, cuando instaló en la empresa dos alquitaras. Actualmente, la empresa dispone de siete alquitaras donde elabora el orujo.
Camacho, comenzó desde niño a mantener un contacto permanente con el viñedo, ya que su familia tenía viñas en Porcieda y en Tudes. «Siempre ha existido una gran tradición de viñedos en el lugar donde nací. Tanto el vino como el orujo se elaboraban, principalmente, para el consumo familiar, y todos los años, el otoño se convertía en una gran fiesta, donde acudían los vecinos y familiares, tanto a vendimiar como a disfrutar junto a la alquitara cuando se hacía el orujo».
La empresa Picos de Cabariezo, se encuentra en la localidad de Cabariezo (municipio de Cabezón de Liébana). En 2000 un grupo de amigos decidieron plantar viñedos en la zona, recuperando de esta forma una tradición que cada vez iba a menos. El trabajo y la investigación poco a poco dieron sus frutos, para poder conseguir con el tiempo un vino y un orujo de calidad.
Chucho Fuente es uno de los responsables de la empresa que continua apostando por la incorporación de la uva de viñedos propios o de viñas de particulares con los que llegan a un acuerdo para vendimiar y obtener el producto. «Desde que comenzamos con la idea de la recuperación de los viñedos, hemos ido poco a poco plantando nuevas viñas y vendimiando y recogiendo la uva de otros cosecheros. La recuperación de las antiguas cepas que han podido resistir al abandono y a las plagas es fundamental en nuestro proyecto, ya que hay viñas centenarias que conservan la variedad autóctona Mencía».
La empresa El Marrubio se encuentra en la localidad de Frama (municipio de Cabezón de Liébana) y comenzó a destilar orujo en el año 2000. Se trata de un negocio familiar que cuenta en sus instalaciones con cuatro alquitaras, y cuyo responsable es José María González. Elaboran aguardiente de orujo, licor de té, licor de miel, crema de orujo, y crema de café. El pasado año 2009 consiguieron la Alquitara de Oro al mejor orujo.
La empresa Valle de Bedoya se encuentra en la localidad de Esanos (municipio de Cillorigo de Liébana). El responsable de la empresa es Tasín Cuevas, que comenzó a elaborar orujo en 2004 con cuatro alquitaras. Tasín cuenta con varias viñas en el valle de Bedoya, de gran tradición vitivinícola. En 2006 obtuvo la Alquitara de Oro al mejor orujo. La empresa Valle de Bedoya elabora aguardiente de orujo, licor de café, licor de miel, licor de té, crema de orujo y crema de café.