Cuál es el perfil del emprendedor agroalimentario y qué desafíos tiene que afrontar.

Cuál es el perfil del emprendedor agroalimentario y qué desafíos tiene que afrontar.

Por Edith Gómez


El emprendimiento está pegando fuerte en la sociedad, pero sobre todo empezó a dar los primeros coletazos con el surgimiento de la crisis. Muchas personas se quedaban sin trabajo y una de las vías para resurgir y sobrevivir antes este caos era emprender un negocio o ser autónomo, dos opciones que ahora están muy de moda, incluso en el sector agroalimentario.
En España, más de 500 mil personas trabajan en el sector agroalimentario, habiendo facturado 93 mil millones en 2014, un 3 % del PIB nacional. Un sector que como veis no para de crecer y se ha convertido en uno de los motores de la economía española.
Podemos decir que gracias a las nuevas tecnologías, estos nuevos modelos de negocio se han adaptado mejor y no iba a ser menos para el sector agroalimentario.
Perfil específico del emprendedor agroalimentario


Existe muchas entidades que hoy en día te ayudan a estudiar la viabilidad de tu proyecto, como pueden ser cámaras de comercio, institutos de fomento, incubadoras, fundaciones, etc. Su labor es predecir, con una serie de análisis y estudios, si esa idea con la que se parte va a funcionar a largo plazo.
Por su parte, algunos expertos coinciden en que el perfil de las personas que proponen ideas agroalimentarias suelen ser empresas familiares, micropymes, relacionadas con el sector, que se encuentran en el campo.
Ayudas


Si emprender un negocio en la ciudad es complicado, podréis imaginaros lo que conlleva un negocio en el campo. El reto es aún mayor, lo que no quiere decir que imposible.
No obstante, abrir un negocio rural tiene la gran ventaja de producir un mayor impacto económico en esa zona, fomentando el mantenimiento de la población y el desarrollo del territorio.
Por tanto, el emprendimiento agroalimentario supone un valor añadido para el territorio, que además tiene el objetivo de superar los desafíos diarios.
Asimismo, igual que existen ayudas para cualquier emprendedor, los que se dedican al sector agroalimentario también pueden beneficiarse de algunas ayudas y programas que lanza cada región y organismo. En España podemos citar por ejemplo a la iniciativa Leader, con programas de desarrollo rural PDR.
Innovar


Además de definir la idea de negocio, desarrollar un plan de empresa y buscar opciones para financiar su proyecto, como cualquier emprendedor, el emprendedor agroalimentario (si quiere crear una startup innovadora) debe tener en cuenta también otras acciones más específicas, entre ellas: las nuevas tecnologías con las que cuenta (drones, impresión 3D, mejoras en el packaging), cómo distribuir el producto de forma eficiente, formación específica de las personas que trabajan en tu empresa, etc. Lo bueno es que toda esta información se encuentra dentro de los contenidos de estos programas y ayudas para emprendedores agroalimentarios. Además de contar con la participación de mentores que aconsejan y guían a los emprendedores.
Estos mentores y expertos aprovechan para informar a los emprendedores agroalimentarios que van a pasar por etapas importantes en su andadura emprendedora: una, al inicio donde tiene que interiorizar todo lo aprendido, y otra, con los años, donde tienen que innovar y actualizarse teniendo en cuenta a los clientes, la tecnología, el tamaño alcanzado, los mercados, etc.
Tendencias


El consumidor se preocupa más por lo que va a ingerir y por eso muchas empresas se enfocan en este aspecto con ayuda de la tecnología. Por ejemplo, al fotografiar un plato de comida, Google ya cuenta con un sistema que permite informar al usuario de cuántas calorías tiene. Otra empresa ha presentado una plataforma llamada Qfast, que es capaz de detectar a través de biosensores la presencia de gérmenes en la comida.
Por otro lado, el consumidor, debido a su estilo de vida, cada vez es más exigente con el empaquetado: buscan alimentos con pocos aditivos, fáciles de consumir, cómodo a la hora de calentar y de servir en el plato. Hay empresas que se han tomado muy en serio esto, como es el caso de una empresa de Zamora que ha inventado un plástico especial para cocinar un tipo de carne a menos tiempo del normal y sin manchar el horno.
La impresión 3D es otra tendencia en alza. Esta se puede utilizar para dar la forma que desees al producto, hacer purés, galletas, crear carne cruda, y comer de forma más saludable, con los productos naturales que tú elijas. De hecho, algunos ya han innovado con estas técnicas. Un ejemplo lo podemos ver en la empresa Natural Machines, que ingenió la impresora Foodini para sustituir a los microondas en poco tiempo. Algo que evidentemente va a cambiar la industria de la alimentación en un futuro, ¿no crees?

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben

Escribe un comentario