Archivo del 16 Febrero, 2009

Estrenando el blog con la Feria de Berlín

Lunes, 16 Febrero, 2009

Martes 3 de febrero de 2009

Primer día de viaje hacia la Feria de Berlín.

12 de la mañana, aeropuerto de Barcelona.

Aïda en una punta del aeropuerto, Cristina en otra, y yo en medio. Nos encontramos a las 12:30 delante del Pans&Company. El tiempo pasa volando, facturando, buscando la puerta de embarque y comiendo un poco… y ya es hora de subir al avión.

Avión Suizo

Como un reloj suizo a las 14:45 rodamos por la pista principal hacia Zurich. Por suerte la compañía Swiss todavía da catering gratuito en sus vuelos…que rico muffin de chocolate, y una tabletita de un buen chocolate suizo para acabar de endulzar el vuelo, como no! Vaya paisajes de los Alpes suizos se veían desde el avión, unas ganas de bajar y ponerte a esquiar!!!

Aeropuerto Zurich

Buscamos urgentemente un lavabo…la flecha siempre indica recto y nunca llega la puerta del baño…que raros estos suizos, nos hacen pasar por el control para ir al lavabo! Con la idea de tener que esperar una hora en Zurich, (solo nos dio tiempo de buscar el dichoso lavabo) nos llaman enseguida para embarcar destino Berlín. Suerte la nuestra! La puerta de embarque justo en frente!

Solo nos queda una hora para llegar.

Otra vez catering gratuito!! Bocatas suizos o alemanes (con pepinillo todos eso sí).

Pepinillo

Llegamos a Berlín a las 19:15, la maleta de Aïda tarda media hora en salir…por fin la veo aparecer. Somos los últimos en salir de la terminal.

Gracias a la información que trae Aïda compramos los tickets del metro y bus que nos servirán todos los días.

En busca del autobús, enseguida damos con él para que nos lleve a no sé qué K. Schumacher para coger el metro a Stadtmitte.

Al salir del metro donde en teoría estaba el apartamento empezamos a caminar por la calle, a caminar por la calle, a caminar por la calle, a caminar por la calle…números bailando de un lado al otro de la calle impares y pares mezclados, faltan números, luego no faltan.

Por fin llegamos al número 54 de la calle Leipziger. Con nuestro perfecto alemán de Barcelona, llamamos al chico que nos alquila el apartamento, nos dice que en media hora está allí, con el frío que haceeeee!

Unas chicas nos abren la puerta para que no pasemos frío, hablándonos en francés (nosotros cara de franceses???) y resulta que eran de Segovia y Zamora…nos aconsejan un restaurante de cocina berlinesa abierto hasta altas horas de la noche según los horarios alemanes.

Llega el chico, subimos, dejamos las maletas y nos dice que hay que pagar en efectivo!! No se puede pagar con tarjeta????????, y el chico insiste en bajar a sacar dinero así que nos ponemos todos a recontar lo que llevábamos y al final todo queda en paz. (Qué miedo con el hombre)


Nos ponemos en marcha para ir a cenar, pasamos un puente, pasamos otro con la catedral de fondo.

Catedral

Llegamos al barrio Nikolaiviertel, distinto a toda la ciudad, con calles iluminadas y peatonales como si fuera navidad..todo muy bonito. Vemos rápidamente el restaurante, es espectaculaaaar!

Restaurante berlinés

Menuda carta de menús! Alguien entiende algo? Solo vemos que traen a las mesas de al lado codillos de elefante!

Platos berlineses que comimos:

Kohlrübensuppe (sopa de rutabaga)

Zwiebelsuppe (sopa de cebolla)

Kleiner Salat Pute (una ensalada con extra de pepinillo y salsa de pepinillo).

Berliner Klops (carne rebozada típica alemana).

Putenschnitzel (carne rebozada sin ser típica alemana).

Todo inflados y congelados de frío, al salir del restaurante, llegamos al apartamento y nos quedamos roques al instante, que al día siguiente había que madrugar!